Una sorpresa en Desperados

Atardecía este domingo cuando me decidí a mandar un correo a todos mis contactos a través de MailChimp solicitando su colaboración para añadir contenidos interesantes a esta Página. La respuesta no se hizo esperar y de forma intermitente en los últimos tres días he ido recibiendo correos ofreciéndome diferentes temáticas. Uno de los primeros en llegar fue el de Christina Kinder, la Gerente de Relaciones Públicas de Desperados Restaurant & Cantina. Me indicó que ayer tendría un “tasting lunch” con un grupo de mujeres al que le gustaría que asistiera. Y así lo hice.

Eran las doce y media. Dejé estacionado el coche en el aparcamiento de Puerto Paraíso. Por veinte pesos me ahorré tener que estar dando vueltas buscando sitio y me aseguré de que no quedara expuesto al sol. En Desperados Restaurant & Cantina ya había una mesa ocupada, que supuse sería la mía, con cinco mujeres que inmediatamente se identificaron con concierge de Villas del Palmar. Christina me avisó que había ordenado varias especialidades y me sugirió que pidiera la Margarita Especial de la Casa. Obedecí con gusto.

Durante las siguientes dos horas crucé varias conversaciones mientras degustaba los distintos platillos que nos fueron sirviendo, empezando por un riquísimo aunque picoso guacamole preparado frente a nosotros. La entrada incluía alitas de pollo, cortezas de patata con queso y los Ultimate Nachos, un plato que pesa un kilo y medio. Christina comentó que en una ocasión un estadounidense aceptó el reto de comérselo todo él solo junto con un litro de margarita en tan solo veinte minutos. Y ganó. Y es que hay gente para todo.

Las alitas de pollo estaban muy ricas y las patatas me sorprendieron. Antes de que llegaran los platos principales ya habíamos apurado el primer trago y leíamos la carta de combinados cuando Christina me aconsejó que pidiera una cazuela, bebida típica de Guadalajara y que me recordó a nuestra sangría española. La cazuela se sirve con mucho hielo y con varios cítricos (limón, naranja y toronja) que se exprimen y acompañan con tequila. El resultado no nos decepcionó a ninguno de los que lo probamos.

Cuando llegaron las “Baby back pork ribs”, la carne asada, la hamburguesa “Desperados”, el molcajete, las enchiladas y las fajitas “cabo supreme”, todavía me quedaba algo de espacio en el estómago para disfrutar de estos riquísimos bocados. Afortunadamente mis compañeras de mesa también fueron con hambre y apenas sobró comida en los platos. Tanto es así que al servirnos el flan napolitano y el helado frito, desaparecieron sin apenas darme cuenta y sin haberlos probado.

Me quedé con ganas de comer más costillas y más alitas, así que por mi parte tengo claro que la parte de “House BBQ” de la carta es lo que más me gustó y lo que recomiendo al que vaya. Si es acompañado que pida una cazuela y no se arrepentirá.

Tan solo me queda agradecer a Christina su invitación. Era la primera vez que iba a Desperados y espero que no sea la última. Está haciendo una gran labor como Relaciones Públicas.

Carlos Belmonte

Carlos Belmonte Real ha estado desarrollando nuevos negocios e iniciativas empresariales desde 1998, primero en España y más tarde en Turquía y ahora en México. Inició su carrera profesional gestionando derechos audiovisuales como coordinador de licencing y merchandising. Es experto en desarrollo de negocio, responsabilidad social corporativa y gestión energética.