The Experience of a Lifetime

Desde que supe que iba a nadar con delfines comencé a pensar en un título adecuado para el artículo que inevitablemente escribiría. Ninguno lo sintetiza mejor que “The Experience of a Lifetime”.

DSC_9193 (FILEminimizer)

Todo empezó cinco semanas antes cuando visité la Marina de Puerto Los Cabos con mi familia. Ese día fuimos espectadores de uno de los programas de Dolphin Discovery y mi hija manifestó reiteradamente su deseo de poder estar allí. Yo lo hice igual para mis adentros. Estábamos a pocos días de San Valentín y pensé que sería un buen regalo. Y ha sido mucho más que eso. ¿Acaso hay mejor regalo que una experiencia memorable?

Había leído un poco sobre la delfinoterapia, de cómo afectan las frecuencias ultrasónicas al sistema nervioso central y de la capacidad que tienen los delfines de modificar nuestro ADN por el sonido y los campos electromagnéticos. La relación del delfín con el ser humano viene de lejos y yo quería que fuera todo lo cercana posible. No dejaría pasar la oportunidad de entrar en contacto con estos majestuosos animales.

El viernes 28 de febrero a las 13.00 horas nuestros deseos se hicieron realidad. Esta vez eramos nosotros los que vestíamos los chalecos salvavidas y recibíamos las instrucciones de los entrenadores. Sabiendo que no podría acceder con cámaras me preparé para disfrutar al máximo de la experiencia. A punto de entrar al agua con los delfines me sorprendió lo relajado y tranquilo que me encontraba. No estaba nervioso ni siquiera emocionado, sino confiado y dispuesto.

El programa al que accedimos es el más completo, el Royal Swim Plus. Hay varios ejercicios en los que se entra en contacto directo con los delfines, saludándolos, acariciándolos e incluso besándolos. Y dos actividades en las que los delfines, primero, tiran de ti mientras que te agarras de sus aletas dorsales y, posteriormente, te empujan de las plantas de los pies sacándote del agua por completo. Viendo las fotografías puedo asegurar que la última fue la que más me satisfizo.

Estar más de una hora con los delfines en su medio natural junto con algunas especies de peces es un elemento más que le distingue de otros delfinarios. Incluso una garza blanca se unió a nosotros disfrutando del espléndido día.

DSC_9455 (FILEminimizer)Mientras escribo tengo la sensación de que algo ha cambiado en mi. Me siento más tranquilo, más confiado y de mejor humor. Quizás por eso, quizás por que a mi familia también le ha cambiado, la relación entre nosotros ha mejorado y somos más amorosos. Si la experiencia de por si fue súper gratificante, los efectos secundarios hacen que ésta sea aconsejable para todos, ya sean grandes o pequeños.

Estoy muy agradecido por haber tenido la oportunidad de cumplir un deseo a mi hija, a mi mujer y a mi mismo. Un deseo que vale por tres. Agradezco a Kim, el entrenador, por saber acompañarnos y facilitarnos disfrutar con el contacto con los delfines. También mi agradecimiento a Guillermo, que ha plasmado con su cámara la felicidad que sentimos y nos permite ahora compartirla. Y estoy agradecido a todo el equipo de Dolphin Discovery, en especial a Diana Razó la Supervisora de Ventas que desde el minuto cero confió en mi e hizo posible que hayamos disfrutado de una de las mejores experiencias de nuestra vida y que desde este medio pueda compartirla con todos vosotros.

Carlos Belmonte

Carlos Belmonte Real ha estado desarrollando nuevos negocios e iniciativas empresariales desde 1998, primero en España y más tarde en Turquía y ahora en México. Inició su carrera profesional gestionando derechos audiovisuales como coordinador de licencing y merchandising. Es experto en desarrollo de negocio, responsabilidad social corporativa y gestión energética.