Rock & Brews

Serían las cuatro de la tarde del sábado cuando, por fin, me senté en una mesa del Rock & Brews después de haber pasado todo el día en el mercado orgánico. Era hora de tomarse una cerveza. Me tomé tiempo en leer las distintas cervezas de la carta para acabar eligiendo la primera de la lista, la Baja Blond. Celebrábamos el Día de San Valentín y otras muchas celebraciones que habían quedado pendientes. Ella eligió una Oatmeal Stout, con aroma a chocolate y café. Ambas estaban deliciosas y nos dimos cuenta, en ese momento, que la siguiente visita al Rock & Brews tenía que ser nocturna y sin menores de edad.

Para elegir la comida no nos complicamos. Pedimos consejo a Ricardo, el mesero que nos habían asignado. Su sugerencia fue la Pizza Rock & Brews Special, con peperoni y salchichas, con queso morzarela y parmesano. También sugirió la Hamburguesa Los Cabos con papas fritas. Para la niña unos Chicken Tenders con papitas. Y para empezar unos anillos de calamar.

A esas alturas la Baja Blond había sucumbido. Ricardo me dio a probar la Raspberry Lager y asentí con la cabeza. Miré hacia la barra y observé los relucientes grifos empotrados en la pared. Supo entenderme y me invitó a volver para probar la gran selección de cervezas que tienen. Para terminar de convencerme comentó que de martes a sábado tienen una banda en directo que toca hasta la medianoche. Volveré y os contaré si estuvo a la altura de las expectativas.

Nos lo comimos todo. Se juntó el hambre con las ganas de comer. Los calamares fue un visto y no visto. No es fácil que una pizza quede bien y ésta quedó perfecta. Ya nos había dicho Ricardo que las preparan en el momento de la orden para asegurar que quedan bien crujientes. La hamburguesa también se dejó comer. No dejamos ni las papas. Para rematar la faena pedimos unos bollitos rellenos de chocolate, con salsa de frambuesa por encima (lo que en España conocemos por buñuelos). Nos dijo Ricardo que de no acabarlos podríamos llevarlos a casa… pero no hizo falta. Ya nos irá conociendo. Acabamos hasta con la guinda y con un licor de sambuca.

Disfrutamos de la comida. Disfrutamos del ambiente rockero. Y disfrutamos de la atención del servicio que siempre estuvo atento a cualquier necesidad de tuviéramos. Incluso nos explicaron que los dos personajes que salen en los vídeos promocionales son Gene Simmons y Paul Standley, dos de los integrantes de KISS, que son socios e imagen de la franquicia.

Por cierto, mi hija también disfrutó mucho. Le encantó la limonada. Se comió buena parte de su ración, que era bastante generosa y acabó chupándose los dedos con la nata de los bollitos del postre. Y lo más importante, nos dejó disfrutar a nosotros al entretenerse con las pantallas y con la zona de juegos, donde estuvo montando una construcción hasta que llegó el momento de marcharnos.

Más tarde conocí a Martha Muñoz, responsable de las Relaciones Públicas de Rock & Brews Los Cabos, a la que tengo que agradecer su ofrecimiento a colaborar desde el primer momento para hacer posible este artículo. Es fantástico tener un local de estas características con fantástico ambiente en San José del Cabo. Muchas gracias por todo. Nos volveremos a ver muy pronto.

Carlos Belmonte

Carlos Belmonte Real ha estado desarrollando nuevos negocios e iniciativas empresariales desde 1998, primero en España y más tarde en Turquía y ahora en México. Inició su carrera profesional gestionando derechos audiovisuales como coordinador de licencing y merchandising. Es experto en desarrollo de negocio, responsabilidad social corporativa y gestión energética.