Messi no falla

Este domingo se celebró el partido de fútbol entre el Real Madrid y el FC Barcelona. Me enteré pocos días antes. Una de las ventajas que tiene vivir como expatriado es que no tuve que vivir la tensión previa que los medios de comunicación se encargan de crear.

El sábado unos amigos catalanes que viven en San José del Cabo comentaban la reunión que harían en su casa y más tarde un amigo mexicano me invitó a verlo en su casa. Yo había quedado ya con otros amigos para comer y pasar un rato en la piscina, así que rechacé ver el partido.

Reconozco, eso sí, que cuando regresé ya de noche busqué el resultado para comprobar que Messi no había fallado y que sigue siendo el mejor jugador en activo. Debe ser duro para Ronaldo y para el resto de aficionados madridistas ver como Messi es capaz de dar la vuelta a el partido en casa del eterno rival y con ochenta mil personas gritándole.

En mi casa no hay televisión. Un día decidimos dejar de ver la caja tonta y desde entonces comenzamos a limpiar nuestra cabeza de ideas impuestas, de intereses absurdos, de partidismos programados… y empezamos a dedicarnos tiempo a nosotros mismos, de forma individual y colectiva. Ir al cine, por ejemplo, se ha convertido en todo un acontecimiento familiar que gozamos y vivimos intensamente.

La pasión por el fútbol ha quedado en el pasado. No es una experiencia que me interese repetir semana tras semana ni está en mi agenda dedicar tiempo al Mundial de Brasil. Eso sí, si el fútbol es la excusa con la que juntar a los amigos para pasar un buen rato yo me apunto.

Carlos Belmonte

Carlos Belmonte Real ha estado desarrollando nuevos negocios e iniciativas empresariales desde 1998, primero en España y más tarde en Turquía y ahora en México. Inició su carrera profesional gestionando derechos audiovisuales como coordinador de licencing y merchandising. Es experto en desarrollo de negocio, responsabilidad social corporativa y gestión energética.