Visitante o Residente: La nueva Ley de Migración

MigracionCuando decidí junto con mi familia trasladarme a México lo hice sin pensármelo dos veces. Supuse que en mi calidad de europeo no tendría problema en conseguir la residencia y el permiso de trabajo. Disponía de 180 días como turista para decidir qué hacer. No tardé más de tres semanas en constituir una sociedad que a la postre me permitió abrir algunas puertas que como turista hubieran permanecido cerradas.

Después de los primeros 180 días o bien sales de México para poner el contador a cero y regresar de nuevo como turista o bien solicitas cambiar tu condición a residente. Eso fue lo que hicimos a finales de 2011 con la ayuda de un abogado con los conocimientos y contactos adecuados, lo que facilitó mucho los trámites.

En 2012 cuando fuimos a renovar los permisos de residencia se nos informó que en pocos días entraría una nueva Ley de Migración que haría más engorroso el trámite así que nos salvamos por los pelos. Hasta ese momento con pagar las tasas correspondientes y pagar por la gestión del trámite era suficiente.

En 2013 he querido hacerlo sin la ayuda de un gestor. Hice una primera visita a las oficinas de Migración en Cabo San Lucas para saber todo lo que necesitaba presentar. Yo pensaba que sería un formulario y unas fotografías, pero me equivocaba. En una segunda visita con la carpeta repleta de formularios y fotocopias me indicaron que necesitaría algunos documentos más entre los que había varias cartas “bajo protesta de decir verdad”. En la tercera visita, y con mucho miedo, presenté todo lo que llevaba, incluyendo croquis de mi residencia y varias declaraciones juradas. Aun así, a los pocos días nos requirieron la renovación de los papeles de la sociedad con los que poder emplear a extranjeros, requisito que no fue mencionado en las visitas anteriores y que era imprescindible para poder mantener la posibilidad de realizar actividades remuneradas. En total han sido casi dos meses de ir y venir y, sobre todo, de tener en corazón en un puño sin saber cómo acabaría la cosa. Esta vez la renovación la he solicitado por dos años y, aparentemente, la próxima renovación la podremos solicitar de forma permanente.

Conozco a un español que llegó a Los Cabos a comienzos de 2013 cuando la Ley de Migración ya estaba en vigor. Llegó como turista pero su intención es quedarse a trabajar y está teniendo muchos problemas para conseguir trabajar sin contrato. Además, en caso de que el tiempo pase y su pasaporte caduque estará en serios problemas ya que por un lado no podrá salir de México (a no ser que sea de vuelta a España) y por otro no podrá renovar el pasaporte ya que requiere estar legalmente en México para realizar el trámite. Sobre la renovación del pasaporte hablaré en otro artículo… que también me ha tocado pasar por ahí.

Mi consejo es acudir al consulado de México más cercano y verificar qué opciones y alternativas existen para los distintos supuestos. A día de hoy, según tengo entendido, el que quiera venir a trabajar necesita hacer los trámites en su país de origen o consulado más cercano, pero es la empresa contratante la que inicia el trámite en México. Supongo que habrá formas de simplificarlo. Si me entero lo publicaré.

 

Carlos Belmonte

Carlos Belmonte Real ha estado desarrollando nuevos negocios e iniciativas empresariales desde 1998, primero en España y más tarde en Turquía y ahora en México. Inició su carrera profesional gestionando derechos audiovisuales como coordinador de licencing y merchandising. Es experto en desarrollo de negocio, responsabilidad social corporativa y gestión energética.