Experimentando la educación Montessori

Este pasado fin de semana fuimos convocados a experimentar lo que nuestros hijos hacen diariamente en el Colegio Educarte Montessori. Durante dos horas, en la tarde del viernes, fuimos recorriendo los distintos ambientes en silencio y sin posibilidad de tocar el material que estaba dispuesto frente a nosotros. Era el momento de sentir y tratar de conectar con nuestro niño interior. Era el momento de observar y acallar la verborrea mental con la que normalmente vivimos. Le llaman “la travesía y el descubrimiento”.

montessori 2

Al día siguiente tocaba la parte más lúdica. Era la hora del descubrimiento. Éramos libres de experimentar con todo el material y de recibir la orientación de las guías que nos fueron mostrando el objetivo de cada actividad, que no es otro que descubrir y entender por nosotros mismos de manera práctica, divertida y sencilla lo que muchos años atrás tuvimos que aprender a base de libros, cuadernos y regañinas.

Se busca el entendimiento en lugar de la memorización. Se fomenta el pensamiento crítico en lugar de la obediencia. Se motiva la autoestima y el logro personal en lugar de la competencia entre compañeros. En estos ambientes nadie es mejor que nadie. Nadie es más listo que nadie. No hay fracaso escolar, ni humillación pública. Todo lo contrario, se incita a la colaboración y a aprender del compañero.

montessori 3

Mientras escribo estas líneas sé, positivamente, que mi hija está feliz en el colegio. Lo veo cada día cuando la acompaño y horas más tarde cuando la recojo. Sé que estos años los va a disfrutar en lugar de sufrir. Sé que cualquier conocimiento que adquiera lo mantendrá por haberlo interiorizado, experimentado y entendido, y no lo olvidará por no haber tenido que memorizarlo mecánicamente.

Echando la vista atrás, me doy cuenta que de mis amigos de la infancia, los que obtenían mejores calificaciones eran los que mejor memoria tenían y así se convirtieron muchos en abogados. Casi todos ellos rechazaron las ciencias, que no lograban entender. Prefirieron las repetición de palabras escritas mucho atrás por otros que seguramente estuvieran equivocados. El sistema educativo generalizado ha creado generaciones enteras de personas incapaces de comprender el funcionamiento de la vida.

Muchos amigos nos preguntan por la educación Montessori. Se les nota temerosos. Han oído de todo y poco de ello bueno. Tienen miedo de que sus hijos “hagan lo que quieran” y se asilvestren. Incluso hay niños que rechazan el sistema Montessori por que se han acostumbrado a recibir órdenes y seguir unas reglas. Quieren seguir siendo adoctrinados. Quieren obedecer sin cuestionarse. Qué pena.

Carlos Belmonte

Carlos Belmonte Real ha estado desarrollando nuevos negocios e iniciativas empresariales desde 1998, primero en España y más tarde en Turquía y ahora en México. Inició su carrera profesional gestionando derechos audiovisuales como coordinador de licencing y merchandising. Es experto en desarrollo de negocio, responsabilidad social corporativa y gestión energética.