Cuestión de confianza

No me ha resultado fácil ganar la confianza de los empresarios locales. Durante mucho tiempo me he preguntado qué es lo que hacía mal y no en pocas ocasiones he sentido la tentación de tirar la toalla. La falta de resultados y la escasez de ingresos provocaban en mí la urgencia por encontrar trabajo. La ansiedad y el estrés eran mi modus vivendi, que solía esconder detrás de la apatía emocional, la soberbia o el sarcasmo.

confianza2

La confianza es fundamental para hacer negocios y en México lo es aún más. Parece lógico que sea así teniendo en cuenta su historia y la herencia que ha recibido. ¿Qué podía hacer yo contra eso? No contaba con capital, ni amigos, ni avales… solo con mi computadora, un teléfono y mucho tiempo. Dos años de intenso trabajo, de presentaciones y de regalar mi tiempo y esfuerzo no cambiaron las cosas. Me harté, me enojé y acabé por enfermar. Fue entonces cuando empecé a escribir este diario.

Empecé de cero. Elegí el dominio y la plantilla de WordPress. Aprendí a configurar los Plugins y Widgets. Cometí errores uno tras otro… y ocurrió el milagro. Volví a confiar en mí mismo y México comenzó a confiar también en mí. Tal y como señaló Charles Chaplin, “sin la absoluta confianza en sí mismo, uno está destinado al fracaso”.

Buscando alguna frase que pudiera ayudarme en la narración de este artículo me he dado cuenta que la mayoría ligan la confianza con el amor. Y seguramente ahí haya estado la clave de todo esto. Mi apatía emocional me impedía disfrutar de mi presente y, por ende, de mi experiencia en Los Cabos. Cuando me desprendí de ella comencé a enamorarme de este lugar y de sus gentes. Y donde hay amor brota la confianza.

El miedo a fracasar ha sido mi peor enemigo. No era un problema de México ni de los empresarios, era un problema mío. He tenido el Universo en mi contra durante mucho tiempo, tal y como apuntaba Ralph Waldo Emerson, por perder la confianza en mí mismo.

En el Universo todo está conectado y relacionado. Todo es energía y las energías de baja vibración son las que nos perjudican ya que atraen aquello que tememos. Las oportunidades las creamos con la ausencia de miedo. Por tanto, tenemos la responsabilidad de pensar en positivo, de eliminar los miedos y de confiar en que el Universo nos dará aquello que necesitamos.

Carlos Belmonte

Carlos Belmonte Real ha estado desarrollando nuevos negocios e iniciativas empresariales desde 1998, primero en España y más tarde en Turquía y ahora en México. Inició su carrera profesional gestionando derechos audiovisuales como coordinador de licencing y merchandising. Es experto en desarrollo de negocio, responsabilidad social corporativa y gestión energética.